lunes, 22 de septiembre de 2008

Al revés

Boceto a lápiz

Era ñoña. Fui tan nerd en secundaria que los niños me evitaban de tal grado que estaba segura de que era fea.


4 comentarios:

Exenio dijo...

"Hay gente que se la vive pensando en cómo habrá de ser su muerte y nunca vive la vida..." (lo dijo un filósofo de banqueta del S.XXI)

Ricardo Arce dijo...

De nerd las mujeres no me pelaban, los amigos no eran amigos y el verbo se convirtió en un afán de conquistar a mujeres con camisas de franela, amantes incondicionales de Penn y Cornell. De viejo bebo sólo whisky barato y leo barbaridades de vidas ajenas como si fueran mías.

La verdad es que ninguna vida y ninguna letra me han pertenecido. Benditas nalgas que se han colocado en este pordiosero cuerpo.

Mommy Langosta dijo...

Ay, me encantó este post tan preciso.
Mi prototipo del hombre ideal era una mezcla entre Terry Grandchester (sí, el de Candy, Candy), Jim Morrison, Nelson Mandela y Ben Stiller. Puf!

izaya dijo...

Exenio: hmmta qué alentador.

Don Arce: Ni hablar, ya qué nos queda, lo bueno es que usted es bien positivo.

Mommy langosta: Pero qué gusto leerte! Terry Grandchester sí que era buen material... la niñita que no estaba enamorada de él, estaba enamorada de Anthony; ahí quizá se definía su futuro rol femenino.