jueves, 6 de noviembre de 2008

Lienzos apuñalados


Toma clandestina I

Si la "Belleza Implacable" de Arturo Rivera es perturbadora, el tremendo recorrido por la obra fetichista, dolorosa e irresistible de Julio Galán es como uno de esos sueños orgiásticos entre borrachera y resaca donde se enredan la vivencia y la alucinación, pero hay una certeza palpitante de que los demonios del subconsciente emergieron y se comienza a sentir la punzada de la culpabilidad. Me tuve que sentar en una banca a la salida de la última sala para exorcisar esa tristeza extraña que se me había colado a la garganta.

Toma clandestina II

Para los que creen que su-Frida es la mártir mexicana por excelencia, seguro sería toda una revelación, y vaya que le cagaba que lo compararan con ella.

Lo divertido es que yo no fui ahí a ver esa expo, sino la de las tres o cuatro piececitas de los colosos españoles entre otros tantos que no "suenan".



Y ni modo, tendría que haber sido más intelectual para haberme impregnado mejor con el complejo análisis histórico y semántico de las piezas de la colección española, pero no pude escapar del aullido mariachi en la sangre mexicanota, masoquista, colorida y tan pero tan cuajada de símbolos que corre por mis venas. ¡Y menos en día de muertos, chingao!!


Y mucho menos con ese desfile de personajes afuera.

4 comentarios:

Exenio dijo...

Insisto: quienes como ustedes para tener la percepción que ninguno otro de nosotros tiene...








P.S.- Que requisitos habré de reunir para poseer un trazado-delineado-pintado-configurado búho sci-fi esquizofrénico???

izaya dijo...

un traza--- qué?

Sonó cañón a alebrije... le atiné?

Isteri dijo...

sí, gran exposición¡

Exenio dijo...

Ándale, si, más o menos... pero... mmm... dibujado, pues...