jueves, 13 de julio de 2006

Desgracias de la vanidad femenina


Degas

Las diademas "infladas"

Para los que no las ubican, su macabro relleno de espuma las hizo tan populares que hasta las usaba Hillary Clinton cuando los cuernos la metieron violentamente en las páginas de la historia (del morbo, jeje)


Las pantimedias


Que alguien le dispare al imbécil que supuso:

a)que son cómodas (ver secretarias de gobierno)
b)que se ven bien (ver secretarias de gobierno)
c)que son prácticas (preguntar a funcionarios de gobierno)

Qué forma de arruinar el buen nombre de las medias de medio muslo.

Los desodorantes "íntimos"

Bueno... digamos que si a pesar del baño habitual le incomodan sus propios aromas, yo recomiendo que mejor se clausure y selle la cavidad... tsk!. Cosas como ésa hacen que la gente piense que Silvia Pinal realiza una valiosa labor social.

Los perros falderos

El peor de todos: mi paisano el chihuahueño

Vaya modo de joderse los soberbios genes de un lobo por tantos años para reducirlos a tal remedo vulgar que además es portátil y viene en colores combinables con los catálogos Otoño-Invierno. Equipados con timbre, vibración y alerta de mensajes: ladran, tiemblan y se mean encima, una cosa lleva a la otra.

Los tubos o rulos para el cabello

Bueno, ya no se usan, pero merecen mención por representar el tocado bélico de toda una generación, de una u otra forma se convirtieron en el emblema de actividades hostiles domésticas por excelencia en combinación con bata y pantuflas.

9 comentarios:

Silencio V_2.0 Release 3 dijo...

Chale :(

Y los agarradores de cabello que siempre toman formas más que extrañas.

izaya dijo...

Ah... pero es que ésos también son instrumentos de tortura sexual, no?, como cuando las cortesanas llevaban venenos y sedantes en la joyería...

rageus dijo...

los desodorantes intimos...

no me gusta como saben...

...

Siamese Dream dijo...

Jajajajajaja.. Me encantò este post. Sobre todo por lo de los perros falderos. Son realmente repugnantes. Fomentan mi fobia a los plumeros. ¡Imagínate que a media sacudida te orinen!
Guácala.
Saludos.

Diva dijo...

Jajajajajaja, mi querida, queridísima Izaya, más razones y aciertos en este post casi imposible. Jejejejejejeje, lo de los rulosm recontraja, mi madre es de esas típicas que salen con sus "cuetes", bata y pantuflas. Y si va al sobreruedas (tianguis), se pone una pañoleta encima de los rulos, claro, la pañoleta debe combinar con la blusa o el vestido. Jejejejejeje. Besos!

Prometeo dijo...

Gracias a Marx no he experimentado ninguna de esas torturas.

Remember a Marge Simpson mas joven quemando brasieres, que eran aparatos de tortura y represion masculina

Asmadeus dijo...

Siempre me cautiva con su acidez, señorita Izaya. Vengo, la leo, me quito el sombrero y me vuelvo por donde he venido.

A sus pies.

wicked wicked me dijo...

excelente percepción de la figura femenina. un gusto saludarla.

Juan de Lobos dijo...

Coincido contigo, sobre las medias de medio musmo, mucho más sexies y prácticas, sobre los genes de Lobo y los rulos.
Aullidos para ti.